¡DESPIERTA! NO ERES VÍCTIMA DE TUS GENES; CONOCE TU MENTE Y DESCUBRE TU GRAN POTENCIAL.                                                                                                                             

 

     “El hombre lleva millones de años de evolución en la tierra y desde el ser primitivo que vivía en la caverna hasta el moderno y avanzado de hoy día, siempre ha caminado con la intención de descubrir su procedencia en la vida, y en su deseo de encontrar la manera de conquistar el planeta  se ha topado con teorías que le acercan cada vez más a entender su naturaleza en la  existencia.  Sin embargo, aún después de tantas transformaciones por las que la humanidad ha pasado para poderse adaptar a todos los cambios que han habido a través de la historia evolutiva, nos encontramos hoy día igual de lejos que en el principio de comprender concretamente el enigma que encierra tener conciencia de la realidad; hemos tenido que buscar la forma de expresar lo que sentimos y es allí cuando el hombre descubrió la manera de crear un lenguaje que permitiera comprendernos para continuar medrando en el universo. 


Sin embargo la evolución de la humanidad aun después de llevar millones de años existiendo en el planeta, solo lleva algunos cientos de ellos en los que la inspiración del hombre a través de su mente lo hizo ocuparse en descubrir la modernidad que hoy estamos experimentando, haciendo uso de sus pensamientos creativos y todo esto comenzó a surgir cuando el hombre que pensaba diferente a las enseñanzas de la iglesia y cansado de ser sometido, tomó la decisión de buscar mejores horizontes investigativos que le permitieran analizar profundamente lo que sucedía en su interior. Esto aconteció a partir de uno de los grandes pensadores de la historia como  el  filósofo, matemático y físico francés, René Descartes; a quien se le otorgó ser el padre del racionalismo y quien existió en el siglo XVI, a partir de su obra “El Discurso del Método” que dividió en 7 partes, en los cuales plantea la duda como parte del pensamiento; entonces dijo su célebre frase por la cuál será recodado por siempre;  “Cogito Ergo sum”, que traduce “Yo pienso, y después Existo”.